La detección oportuna es la clave contra el cáncer de colon

Cada 31 de marzo el mundo dedica el día a concientizar sobre el cáncer de colon, una enfermedad que según la Organización Mundial de la Salud es el tercer tipo de cáncer que más muertes produce anualmente.

El cáncer de colon es un tumor maligno que se forma en el intestino grueso, también llamado colon. Este órgano es el encargado de almacenar y producir la materia fecal y reabsorber agua para el cuerpo.

Aunque hablar de cáncer, en ocasiones puede generar temor, hay que tener en cuenta que en un alto porcentaje esta enfermedad es curable si se detecta tempranamente. De ahí, la importancia de tener chequeos médicos periódicos, realizarse los exámenes ordenados por el médico y estar muy atento a los síntomas.

Según el Doctor Martín Gómez, médico internista, gastroenterólogo, profesor de medicina de la Universidad Nacional de Colombia: “el principal problema de esta enfermedad es que puede ser asintomática en sus inicios y solo aparecen los síntomas cuando está muy avanzada. En ese momento se puede presentar sangrado digestivo, pérdida de peso sin explicación, dolor abdominal, cambio en la forma y frecuencia de la deposición, además que estas pueden salir más delgadas de lo común o en forma de cintas”.

El especialista señala que lo ideal es que después de los 45 años, las personas se realicen preventivamente una colonoscopia así no presenten síntomas. De esta forma se puede detectar tempranamente un eventual tumor. “También es importante que si hay familiares en primer grado, como los padres o hermanos, que hayan tenido este cáncer, la persona debe hacerse este examen 10 años de la edad en la que el familiar fue diagnosticado con cáncer de colon. Por ejemplo: si el papá tuvo cáncer de colon a los 50 años, su familia en primer grado debería hacerse la colonoscopia cuando cumplan 40”.

Después del primer examen a los 45 años, se recomienda anualmente realizar un estudio de sangre en materia fecal.

En la prevención está la clave

Hay mucho que se puede hacer para reducir los riesgos de aparición del cáncer de colon. Lo primero, es acabar con los malos hábitos alimenticios, evitar el consumo de carnes rojas y sobre todo procesadas; no fumar, ni consumir alcohol en exceso; además de controlar el sobrepeso y la obesidad y tener una dieta alta en verduras y frutas y comidas de mar. Todo esto acompañado de actividad física regular.

Es vital tratar el cáncer de colon porque se trata de una enfermedad que si no se trata es mortal. Por eso, se trabaja en la educación para la detección a tiempo, no solo del tumor, sino también de las enfermedades precursoras que puede llevar este como los pólipos intestinales del colon.

Usualmente el 70% de los cánceres de colon se origina en un pólipo adenomatoso que al crecer genera con el tiempo la enfermedad. Hay otro tipo de pólipos que se denominan serrados, que generan el 25% de los casos. Estos se detectan de una manera muy sencilla en la colonoscopia y se pueden solucionar ahí mismo resecándolos, pero es importante que el examen sea hecho por un médico entrenado que pueda detectar estas lesiones.

“Es importante que el médico que realice la colonoscopia sea un médico entrenado en gastroenterología o cirugía gastrointestinal y que sea avalado por la Asociación Colombiana de Gastroenterología lo cual significa que el individuo sí hizo el entrenamiento adecuado y no se le van a pasar lesiones como los pólipos que desencadenan el cáncer de colon”, afirma el especialista Gómez.

Este cáncer se presenta por igual en hombres y mujeres, en su mayoría por encima de los 60 años, aunque puede dar en edades mucho más tempranas. Es por eso, que el mensaje en este día mundial es llevar una vida saludable, estar atento a las señales del cuerpo, acudir oportunamente a todos los chequeos médicos y seguir al pie de la letra las instrucciones del especialista. Así, esta enfermedad y muchas más, se pueden curar.