Llamado para el uso responsable de los antibióticos

Los antibióticos son uno de los desarrollos más importantes de la humanidad, pues han tenido un impacto positivo en salvar millones de vidas logrando curar infecciones de difícil tratamiento.

Es por esto, que desde ASINFAR reconocemos el valor de estos medicamentos y trabajamos para que sean usados de la forma adecuada con el objetivo de que sigan generando el mejor beneficio posible a las personas.

Y es que el uso indiscriminado e irresponsable de los antibióticos está generando una alerta mundial ante la resistencia que muchas infecciones bacterianas están tomando en los seres humanos.

Por eso, la Organización Mundial de la Salud estableció cada año dedicar una semana a hacer pedagogía sobre este tema. Se trata de la Semana Mundial de la Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos, donde se fomentan las mejores prácticas entre el público en general, los trabajadores de la salud y los encargados de formular políticas para detener la aparición y la propagación de infecciones resistentes a los medicamentos.

Según lo afirma Rubén Darío Franco Tamayo, pediatra de la Universidad del Rosario y Past President de la Academia Colombiana de Pediatría y Puericultura, “hay una necesidad latente de educar y hacer pedagogía en la población sobre el control adecuado de uso de antibióticos únicamente por medio de formulación médica, ya que muchos de estos se venden al público de forma libre en las farmacias”.

¿Por qué se generan las resistencias bacterianas?

La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos cambian con el tiempo y ya no responden a los medicamentos, lo que hace que las infecciones comunes sean más difíciles de tratar y aumenta el riesgo de propagación de enfermedades e incluso de la muerte.

“Lo más complicado es cuando la persona presenta una infección que comúnmente se ataca con antibiótico normal, pero por su uso excesivo ya ese antibiótico no funciona y toca recurrir a otros de mayor generación que tienen efectos secundarios más fuertes, lo que le es muy difícil al cuerpo soportar. Y si es niños el tema es peor”, dice el pediatra Franco.

Además del uso indiscriminado de antibióticos –sobre todo para el tratamiento no comprobado del Covid-19-, la Organización Mundial de la Salud también afirma que el acceso deficiente al agua potable, el saneamiento y la higiene, son factores que inciden en el incremento de las resistencias bacterianas.

Sin embargo, es importante aclarar que los antibióticos sí son necesarios en casos de infecciones bacterianas como la faringo amigdalitis, la otitis media y aguda, la sinusitis, o la neumonía bacteriana, entre otras afecciones. En estos casos son los antibióticos los que pueden erradicar las infecciones de forma sana y segura.

“Lo que debemos asegurarnos es que sea un médico el que formule la necesidad del uso de los antibióticos y no implementarlos de forma autónoma yendo a una farmacia”, concluye el médico pediatra.